Aprender a Pensar

Repensar la Educación

FRANCISCO MUÑOZ GONZÁLEZ

IES FELIPE TRIGO

LA LA HIPERTROFIA DEL CUADRANTE SOCIAL. LA TESIS DE LA BUROCRATIZACIÓN.

Basándose en Weber y en busca de una teoría de la sociedad y su modernización, Habermas reconstruye y amplía la tesis de la burocratización de Weber de la siguiente manera.

1. La burocratización de las sociedades modernas supone que la administración pública queda “organizada en términos burocráticos con la ayuda de funcionarios especializados de formación jurídica” (TAC II, p. 433). La burocratización es vista por Habermas como un nuevo nivel de diferenciación sistémica. En principio, la burocratización es un elemento normal del proceso de modernización. Para que aparezca tienen que darse una serie de características del mundo de la vida (TAC II; p. 450, 451). Da lugar a ámbitos de acción formalmente organizados, es decir, dependientes del derecho formal. Los más típicos son la economía y el estado. Su integración no se realiza mediante la acción comunicativa, mediante procesos de entendimiento o de búsqueda de consenso, sino que están “deslingüistizados”. (TAC II, p. 436) La juridización de las relaciones sociales en un buen índice de hasta dónde llega este proceso (TAC II, p. 438).

2. El mundo de la vida (cuadrante cultural), en las organizaciones que funcionan burocráticamente, por ejemplo la administración del Estado, forma parte del entorno sistémico de las mismas. Las interacciones se tornan neutrales y objetivizadas, y aunque sigan manteniéndose acciones de tipo comunicativo, estas o bien pierden su validez o bien quedan parcialmente en suspenso. Hay que decir que las interacciones regidas por medios “deslingüistizados” y dirigidas por el derecho formal lo que hacen es disminuir las demandas de interpretación que serían necesarias para resolver problemas que aparecen en las acciones comunicativas. Intentar llegar a un consenso casi siempre supone más esfuerzo que resolver un conflicto por vía legal (TAC II, p. 258). Además, no hay obligación de llegar a ningún consenso. Las relaciones sociales se objetivan y se disocian de la identidad subjetiva de los participantes.  La juridización busca la eficacia (o racionalidad con arreglo a fines de Weber, concepto recogido por Habermas).

3. El problema radica en que, si bien la mediatización del mundo de la vida (lo intersubjetivo) por parte de los medios de control sistémico (lo interobjetivo) es un proceso normal dentro de la modernización de la sociedad, este proceso puede ir más allá y convertirse en colonización del mundo de la vida (TAC II, P. 451).

Es necesario, pues, dilucidar “el umbral en que la mediatización del mundo de la vida se trueca en una colonización del mundo de la vida” (TAC II, p.451, cursiva en el original).

4. Esta búsqueda le lleva a Habermas a darse cuenta que tanto en la esfera de la vida privada, con sus roles de trabajador y consumidor, como en la esfera de la vida pública, con sus roles de cliente (del sistema administrativo) y ciudadano, el mundo de la vida necesita adaptarse a los medios del sistema, el dinero y el poder, con lo cual se realiza una abstracción de las condiciones del mundo de la vida en sus relaciones de intercambio con el sistema. En otras palabras, para que las condiciones de la intersubjetividad del mundo de la vida puedan ser convertidas en magnitudes del sistema necesitan ser abstraídas en forma de dinero o poder, únicos medios de control de los que dispone el sistema ya sea el sistema económico o el administrativo. Esta abstracción produce típicos fenómenos de monetarización y burocratización en el mundo de la vida. El problema es que “A diferencia de los que ocurre con la reproducción material del mundo de la vida            , su reproducción simbólica no puede quedar asentada sobre la integración sistémica sin que se produzcan efectos laterales patológicos” (TAC II, p. 457).

Además es precisamente en los roles en que se forma parte de una organización, los de trabajador y cliente de las administraciones públicas, en los que hay una adaptación a ámbitos de acción formalmente organizados desligados de los contextos del mundo de la vida (TAC II, p. 453).

5. Se producen dos tendencias que amenazan el mundo de la vida: la cosificación inducida sistémicamente y un empobrecimiento cultural (TAC II, p. 464). La cosificación o parálisis de la comunicación, se produce por utilización de la racionalidad con arreglo a fines, debido a los imperativos sistémicos. El empobrecimiento cultural de debe a que la diferenciación de las esferas de valor en ciencia, moral y arte da lugar a diferentes culturas de expertos que se mantienen alejados de los contextos de la acción comunicativa (TAC II. P. 467).

6. La tesis de la colonización interna puede demostrarse empíricamente por las tendencias a la juridización, entendiendo por tal la ampliación o densificación del derecho escrito en un ámbito formalmente organizado. Además se trata de un determinado tipo de juridización, en la que el derecho se utiliza como medio de control para sancionar ámbitos de acción comunicativamente integrados. Habermas pone como ejemplos al derecho familiar y al derecho escolar.

7. Habermas caracteriza la escuela (y la familia) como un ámbito de actuación que funciona con el entendimiento como mecanismo de coordinación de la acción con anterioridad a toda juridización. Y esta adopta la forma de derecho en tanto medio de control, es decir, en tanto que forma de regular formalmente la convivencia escolar, de tal forma que esta no es que esté complementada por el derecho sino que se asienta sobre este medio de control (TAC II, p. 522).

[La relación del derecho con la tesis de la colonización interna es expuesta con todo detenimiento por Habermas (TAC II, p. 515 y ss.) pero consideramos que su inclusión  en este blog sería excesivo]

8. Habermas concluye que la educación se convierte en una “prestación social más”  cuya juridización y burocratización producen una serie de distorsiones estructurales de la labor educativa. Estas distorsiones (TAC II, p. 525, 526) las resumimos aquí:

– La socialización en la escuela queda “descompuesta en un mosaico de actos administrativos impugnables”.

– El “encargo pedagógico” por parte de la Administración supone una distorsión del la libertad pedagógica y la amenaza para el profesor.

– La “doble sanción” a que está sujeto dicho encargo: por un lado el currículo prescrito por la administración y, por otro lado, por los tribunales administrativos.

– La falta de límites claros de hasta dónde llega, o debe llegar, la acción pedagógica del profesor.

– Amenazas de sanción, más o menos veladas, por no cumplir las reglas.

Todo esto provoca en el profesorado unas sensaciones conocidas por todos: o una sobreacomodación a las normas o una disimulada desobediencia a las mismas.

Recapitulando la tesis de la burocratización, diríamos que la sociedad se hace compleja siguiendo dos caminos paralelos: el de la intersubjetividad o mundo de la vida, y el de la interobjetividad o sistemas funcionales. Está claro que ambos caminos son interdependientes, pues sólo si aparecen al mismo tiempo pueden complementarse y desarrollarse. Mientras la integración social intersubjetiva se diferencia en esferas de valor (es decir, la ciencia, el arte y la moral, descritas por Weber), es necesario que aparezcan nexos funcionales que hagan posible dicha diferenciación. En términos de teoría integral diríamos que sistema y mundo de vida se cocrean y codesarrollan de manera ineludible. Para Habermas el problema aparece cuando lo funcional o sistémico impregna de tal forma nuestra cotidianeidad que nuestra acción se cosifica, se objetiviza y el dinero o el poder o alguno de los roles que necesariamente el sistema nos hace jugar (por ejemplo, el de consumidor) se hipertrofia, anulando a los demás o dejándoles poco espacio. De esa manera aparecen las patologías sociales que comenta Habermas.

Para concluir esta entrada diré que la tesis de la burocratización nos pone de manifiesto cómo la propia evolución de la sociedad, implica la aparición de nexos funcionales de actuación entre sistemas y que esto supone la aparición de una hipertrofia de dichos sistemas. Pero esta hipertrofia no es la misma que la puesta de manifiesto por la teoría integral a la hora de hablar de la profesionalidad docente. Decimos que no es la misma porque la hipertrofia del cuadrante social puesta de manifiesto por la teoría integral es una visión desde dentro, mientras que la tesis de la burocratización, puesta de manifiesto por la teoría de la sociedad de Habermas es una tesis desde fuera.

Creo que esta hipertrofia, que produce la colonización del mundo de la vida, es la que ha hecho que la educación sea más sistema educativo que educación en sí misma. Es decir, la institucionalización del fenómeno de la educación ha acabado disminuyendo a esta.

Con un esquema integral los conceptos que estamos manejando podrían verse así, con un mayor tamaño de los cuadrantes objetivos en detrimento de los subjetivos:

DIMENSIÓN  INTENCIONAL

Colonización

DIMENSIÓN CONDUCTUAL

Funcionarización

Proletarización

DIMENSIÓN CULTURAL

Colonización

DIMENSIÓN INSTITUCIONAL

Hipertrofia funcional o sistémica vía burocratización

Es decir que, desde dentro, la profesionalidad docente (cada profesor, por eso lo situamos en los cuadrantes individuales) se ve constreñido por su condición de funcionario y trabajador (funcionarización y proletarización) y, desde fuera, por la burocratización de la educación en forma de sistema educativo (rigidez curricular, de tiempos y espacios, etc).

También podríamos equiparar la dicotomía sistema/ mundo de la vida con la dicotomía educación/ sistema educativo, siempre dentro de la distinción interobjetividad/ intersubjetividad.

En el esquema quedaría así:

INTERSUBJETIVIDAD INTEROBJETIVIDAD
MUNDO DE LA VIDA SISTEMA
EDUCACIÓN SISTEMA EDUCATIVO

Finalmente, diríamos que la educación, en la era industrial, ha conseguido ese ideal de la ilustración de llevar la cultura a todas las capas sociales. Son, como diría Wilber, las buenas nuevas de la modernidad. Pero por otro lado, este éxito cuantitativo, valorable desde el punto de vista de las necesidades de la era industrial, encuentra dificultades para adecuarse a un nuevo grado de diferenciación sistémica y cultural, que es en el fondo lo que supone la llegada de la era de la información.

En mi opinión, la institución escolar es un auténtico paradigma del proceso de transformación, que, ineludiblemente, tendrán que tener lugar (está teniendo lugar, mejor dicho), en la sociedad.



escrito el 1 de Diciembre de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar