Aprender a Pensar

Registrarse

Repensar la Educación

FRANCISCO MUÑOZ GONZÁLEZ

IES FELIPE TRIGO

TEORÍA INTEGRAL, HABERMAS Y CRISIS DE LA EDUCACIÓN

Releyendo por enésima vez a Habermas estoy cada vez más convencido de la importancia de sus análisis y sus conclusiones para entender los problemas educativos a los que nos enfrentamos, uno de los cuales es el de la profesionalidad docente. Sobre Jürgen Habermas hay que decir, aunque a estas alturas es una obviedad, que su obra constituye un extraordinario despliegue de lucidez, erudición y diálogo con todos aquellos pensadores que, en diversos ámbitos, le han ayudado a conformar sus tesis. No es un autor fácil de leer, casi despiadado con el lector, diría yo, necesitando muchas veces acudir a otros autores para entender sus conceptos y su hilo argumental. Por eso, no ha sido nada fácil llegar a complementar sus conclusiones con la teoría integral aplicada a la profesionalidad docente.

Su Teoría de la Acción Comunicativa (en adelante, TAC) es una auténtica teoría integral, pues intenta (y en mi opinión lo consigue), poner de manifiesto los cuadrantes que la teoría integral define, pero en el nivel del lenguaje y de la comunicación. Habermas destaca que cualquier acción comunicativa orientada al entendimiento, se refiere o presupone, simultáneamente, algo en el mundo de lo subjetivo del hablante, a algún estado de cosas en el mundo externo objetivo y supone una interpelación a un oyente en el mundo social, lo cual se corresponde con las dimensiones intencional, conductual y cultural de los cuadrantes. Precisamente, de la necesidad de realizar acciones comunicativas con el menor grado de restricciones posibles, tanto de orden individual como colectivo,  se deriva la posibilidad de crear una sociedad auténticamente racional heredera de ese proyecto ilustrado, pero incompleto, según Habermas y que podría ser la solución a por dónde debería evolucionar la sociedad.

Basándose en esta teoría, el filósofo alemán ha desarrollado una teoría de la sociedad, que nos puede servir para complementar el análisis que estamos haciendo de la profesionalidad docente desde el punto de vista de la teoría integral.

El punto de engarce de la obra de Habermas y nuestro análisis lo encontramos en su teoría de la sociedad, que queda articulada mediante dos conceptos complementarios: mundo de la vida y sistema. Estos dos conceptos son análogos a los empleados en teoría integral y que venimos denominando como cuadrantes “cultural” y “social” o mundos intersubjetivo e interobjetivo, respectivamente.

[Es necesario poner de manifiesto algunos conceptos que ilustran la teoría de la sociedad de Habermas, pero es necesario advertir que esta exposición es necesariamente superficial, pues la obra de Habermas es inabarcable en un contexto como este. Para una mejor comprensión es necesario leer su obra y la de sus intérpretes. Otra salvaguarda: el término “social” habermasiano es análogo al “cultural” en teoría integral, es decir, lo intersubjetivo; mientras que el término “social” en teoría integral corresponde al “sistémico” de Habermas, es decir, lo interobjetivo.]

El  filósofo alemán define el “mundo de la vida” o cuadrante intersubjetivo como “un acervo de patrones de interpretación transmitidos culturalmente y organizados lingüísticamente” (TAC, II, p. 176). El estudio de la sociedad desde este concepto supone una perspectiva como participante de la misma. Por otro lado, basándose en su estudio de la obra de Parsons, uno de los autores de los que se nutre su obra, la sociedad es entendida como “un sistema en un medio o entorno, que puede alcanzar la autarquía o independencia mediante la capacidad de autorregirse y que es capaz de mantenerla a lo largo de su existencia” (TAC II, p. 340, cursiva en el original). El estudio de la sociedad como sistema supone una perspectiva de observador de la misma.

Asimismo, dependientes de estas perspectivas (de participante y observador, de mundo de la vida y sistema, o en términos de teoría integral, de intersubjetividad e interobjetividad), son los conceptos de integración social y de integración sistémica. Se refieren, respectivamente, a la coordinación de las acciones de los participantes mediante la acción comunicativa, y a “aquellos otros mecanismos que a través de un entrelazamiento funcional de las consecuencias agregadas de la acción estabilizan plexos de acción no pretendidos” (TAC II, p. 167). Con la evolución de la sociedad, hay un desacoplamiento de ambas formas de integración de la misma. La integración social se diferencia en cultura, sociedad y personalidad; mientras que  la integración sistémica se diferencia en subsistemas económico y administrativo, que operan mediante los medios de control dinero y poder, respectivamente. Además, un punto muy importante como veremos, la evolución de la integración sistémica siempre se realiza mediante nuevas reestructuraciones de las instituciones jurídico-morales, del derecho.

En el siguiente cuadro resumimos algunas equivalencias.

PERSPECTIVA DE ANÁLISIS TEORÍA INTEGRACIÓN EVOLUCIÓN
PARTICIPANTE DE LA ACCIÓN SOCIAL RACIONALIZACIÓN SOCIAL:

CULTURA, SOCIEDAD, PERSONALIDAD

OBSERVADOR

DE SISTEMAS

SISTÉMICA

COMPLEJIDAD

CAPACIDAD DE CONTROL

DERECHO  FORMAL

Son varias las tesis de Habermas que, basándose en diferentes autores (fundamentalmente Weber), nos pueden servir para apoyar nuestra tesis de la hipertrofia del cuadrante social o interobjetivo, como causa fundamental de la situación actual de la profesionalidad docente, y de la educación en general, como veremos. Asimismo, estas tesis pueden poner de manifiesto la necesidad de reconstruir dicha profesionalidad en el sentido de equilibrar, ya veremos de qué manera, dicha profesionalidad.

La más importante de dichas tesis es la llamada colonización del mundo de la vida que explicaremos en detalle en la próxima entrada. Esta la titularemos tesis de la burocratización, pues como veremos es a través de este medio de control, la burocratización, como tiene lugar dicha colonización.



escrito el 24 de noviembre de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar